La raza Fernando del Jura es un perro de tipo doméstico cuyos orígenes se remontan en la Edad Media, el mismo se solía utilizar para cazar en los espacios montañosos del Jura, específicamente en la zona fronteriza entre Francia y Suiza. De hecho, en la época del Imperio Romano ya se tenía conocimiento respecto a esta raza en Suiza.

El Fernando del Jura se caracteriza y destaca por su capacidad para rastrear, similar a lo que hacen comúnmente el resto de los sabuesos, ya que cuentan con un sentido del olfato excelentísimo pudiendo inclusive hasta detectar olores a kilómetros de distancia.

Perro Fernando del JuraPor este motivo, en sus países de origen este perro se tiende a utilizar para cazar liebres. Además, existen un total de cuatro tipos distintos de sabueso suizo, entre los cuales por supuesto se encuentra el Fernando de Jura, y estos son: Sabueso Suizo, Sabueso de Berna, Sabueso de Lucera y Sabueso de Jura. En ocasiones, los profesionales en este tema, consideran a todas estas razas como una única e indican que en la misma existe una gran diversidad de perros.

canEl pelaje de esta raza de perro es de colores muy variados, su cabeza tiene gran anchura y posee algunas arrugas las cuales marcan la gran diferencia respecto al resto de los sabuesos suizos. Tiene gran popularidad por su eficacia al cazar zorros, liebres y en ocasiones hasta a ciervos de diminuto tamaño. Si se desea al Fernando de Jura como un compañero entonces se precisa de una conducción que tenga bastante firmeza. El tiempo promedio de vida del perro Fernando de Jura es de aproximadamente 12 años, y cuando éste llega a la etapa de adultez puede llegar a tener un peso de hasta 20 kilogramos y una altura promedio de 55 centímetros.

 

Características del Perro Fernando de Jura

  • Aspecto físico: La altura del perro Fernando de Jura es promedio, por lo cual puede considerarse que es mediana, su contextura corporal manifiesta fortaleza y firmeza. Su cabeza es fina y el hocico es alargado, en cuanto a las orejas son bastantes largas y por ende tienen un aspecto bastante noble.
  • Grandes cazadores: Es una raza de perro que demuestra gran eficacia al realizar distintas labores, especialmente las relacionadas a la caza, tales como las cacerías menores de liebres o como miembro de una manada para llevar a cabo la cacería de jabalíes, zorros o corsos. El ladrido del Fernando de Jura es de gran utilidad para estos perros cuando van a desempeñar su trabajo de caza, ya que les facilita el acorralamiento de la presa sin retroceder ni abandonar la persecución de la misma, sin importar lo complicadas que pueden llegar a ser las condiciones del terreno.
  • Muy activos a nivel físico: Esta raza de perro precisa de estar activa físicamente y por consiguiente deberá ejercitarse con cierta regularidad. Cuando al Fernando de Jura se le tiene en una zona rural, son capaces de desenvolverse excelentemente ya que pueden caminar por el campo, en cambio se les dificulta un poco la adaptación a las zonas que son urbanas ya que por lo general en estos sitios cuentan con poco espacio para movilizarse.
  • Excelentes compañeros: Les apasiona enormemente cazar, tienen gran capacidad de resistencia, motivo por el cual tardan más tiempo en cansarse cuando se encuentran desempeñando alguna labor, lo mejor de todo es que se divierten cuando están trabajando. En los ambientes familiares suelen obedecer mucho, demostrar fidelidad, docilidad y mucha paciencia con los niños; además son muy fáciles de adiestrar y sociables con otros perros. El perro Fernando de Jura también es un increíble perro guardián.
  • Salud: Una gran ventaja del Perro Fernando de Jura es que en muy pocas ocasiones presentan problemas de la salud, en la mayoría de los casos donde más complicaciones suelen tener es en sus orejas ya que estas son caídas y tienden a acumular hongos y bacterias ya que son además bastantes húmedas. Como se trata de un perro que se implementa para la cacería, se sugiere que luego de que realice esta labor se le haga una revisión general para asegurar de que no tiene agentes externos incrustados en la piel, parásitos, etc.; sobre todo es importante la revisión de las orejas y las patas.