Cuando nos encontramos con un caballo que tiene este problema lo mejor es estar bien informados sobre este proceso patológico. Veamos en qué consiste la criptórquidia equina en profundidad y cuáles son las soluciones, alejándonos de los consabidos tabúes que suelen rondar ante cualquier enfermedad o problema en nuestro caballo.Vamos a entrevistar al doctor Jesús Sánchez García, profesor titular de la Universidad de León, Área de Medicina y Cirugía Animal del Departamento de Medicina, Cirugía y Anatomía Veterinaria, cuyo perfil es la Cirugía y Podiatría, en la que lleva trabajando en el servicio de cirugía (con especial atención a los equinos) de la consulta pública de la Facultad de León desde 1988. Trofeo Caballo:

¿Qué es un caballo criptórquido?

Jesús Sánchez García: Un caballo criptórquido es aquel caballo macho, no castrado, que tiene uno o los dos testículos escondidos (como la propia etimología de la palabra dice criptos es escondido y orquis es testículo).

Escondido puede ser: que no esta alojado en la bolsa escrotal porque está subcutáneo, porque está en el trayecto inguinal, es decir, en la vía de salida fisiológica desde el abdomen al escroto, o porque de hecho está dentro de la cavidad abdominal. En función de la situación se llama criptórquido subcutáneo, inguinal o abdominal. En este caso también se podría llamar endorquido, porque esta dentro en vez de fuera. Puede ser de un solo testículo (monocriptórquido) o puede ser de los dos (bicriptórquido). Llamar monórquido a un animal es incorrecto para estos casos, porque sería un animal que tiene un solo testículo y en líneas generales suele tener dos, salvo que le hayan castrado de uno de ellos. Esta es la etimología de la palabra propia.T. C.:

¿Qué le pasa a un caballo criptórquido?

J. S. G.: Desde mi punto de vista, el caballo criptórquido se comporta como un caballo más, como un semental más, pero padece el síndrome de la profecía cumplida, como tradicionalmente se ha venido diciendo que un caballo criptórquido es de unas aptitudes genésicas exacerbadas, comportamiento de macho más agresivo, etc., pues prácticamente cualquier persona a la que le aparece un caballo criptórquido empieza a pensar que va a tener un caballo de mal carácter y dificil de manejar, en consecuencia empieza a tratarlo como a un caballo malo y con el tiempo acaba siendo un caballo malo. Yo soy muy partidario del problema este de la profecía cumplida; sin embargo, es cierto que algunos de los ejemplares quizás tienen un comportamiento masculino exagerado, pero he de decir que conozco muchísimos animales criptórquidos que no se han operado, que no se han castrado y que están funcionando francamente bien, incluso a nivel de doma clásica, es decir, trabajando con concentración y tan equilibrados como un semental común y que incluso participan en concurso de doma clásica a alto nivel y bien, y conozco otros que están loquitos.

Precisamente, por eso participo más de la idea de que si a un caballo entero no se le educa correctamente, se comporta muy mal sea criptórquido o sea entero a secas.

¿Un caballo criptórquido puede funcionar bien como semental?

J. S. G.: Aquí hay que hacer una precisión; el testículo para poder dar espermatozoides fértiles, en líneas generales, se considera que debe tener una temperatura inferior a la temperatura corporal de un caballo que son 38ºC; por eso, los testículos están en el exterior más ventilados. El hecho de que un testículo no esté alojado en su bolsa escrotal, hace que tenga una temperatura mayor y que probablemente tenga espermatozoides no viables; pero, lógicamente, si es criptórquido solo de uno y conserva el otro puede ser perfectamente fértil sin ningún problema.

¿Qué nos recomienda?

J. S. G.: Yo recomiendo a estas alturas de mi vida (porque antes que cirujano de caballos soy jinete) que los caballos tienen que poder vivir con una calidad de vida aceptable, tanto físicamente como psicológicamente, de manera que si a un caballo no se le va a permitir reproducirse, me parece una barbaridad tenerlo estabulado, encerrado, o trabajando y con la imposibilidad de salir al campo y relacionarse con otros caballos por el mero hecho de estar entero, y eso sirve para los caballos criptórquidos y para los normales. Lo lógico es que una persona que no quiera su caballo como reproductor, lo castre. El bulo del mayor brío y mayor expresividad del caballo entero, lo siento, no lo comparto; el caballo tiene que ser bueno entero y castrado, y el brío hay que demostrarlo debajo de la silla. Ya lo decía un libro del siglo XVI de autor anónimo que se titula La Pintura de un Potro: “El caballo tiene que ser bonito debajo de la silla, no cuando está suelto”.

Desde el punto de vista clínico, en un buen número de especies de mamíferos hay una ligazón causa-efecto entre el hecho de que un testículo sea criptórquido (y que por lo tanto esté a una temperatura mayor de la habitual) y el desarrollo de tumores testiculares. Eso en perros es un hecho, de manera que en perros sí que se recomienda la extracción del testículo criptórquido para evitar problemas de tumores testiculares. En caballos no es una cosa que esté perfectamente contrastada y probablemente no hay tanta relación, pero muchas veces, por si acaso, también es conveniente extraer el testículo. Aparte, el testículo que está desarrollándose a una temperatura mayor, normalmente se desarrolla atrófico y tiene otro problema añadido que hemos conocido por experiencia clínica: si está flotando en el interior de la cavidad abdominal podría, en su caso, provocar algún tipo de cólico como consecuencia de una torsión del propio testículo, o como consecuencia de la estrangulación por parte del cordón testicular flotante de algún asa intestinal, y eso sí son motivos reales que recomiendan la extracción del testículo.

¿Se podría operar solamente el testículo criptórquido y utilizar el caballo como semental?

J. S. G.: Eso también es importante; hay una alta predisposición a la transmisión de este tipo de problemas, tanto de las hernias como de la criptórquidia, de manera que si tienes un semental criptórquido puede arroje productos en cierto porcentaje, no van a ser todos, también criptórquidos perpetuando el problema. Entonces, la recomendación zootécnica es que no se utilicen como sementales, ahora es una decisión que debe tomar el propio dueño arriesgándose a tener potros con ese problema. Eso pasa exactamente igual con las hernias inguinales, incluso con las umbilicales, esa es otra razón más que abunda en el hecho de castrar el caballo criptórquido.

Respecto a quitar el testículo de dentro y dejar el de fuera, es factible, se puede hacer, pero precisando esas cuestiones de índole zootécnica. ¿El caso que nos ocupa? Es típico, hemos hecho muchísimos, es un caballo monocriptórquido inguinal, de cuatro años, PRE.La intervención

Caballo criptórquido

¿Como la hacemos?

  • Pues el caballo requiere una anestesia general inhalatoria, para eso requiere un quirófano perfectamente equipado, una cama especial para cirugía mayor en equinos (la cama tiene multitud de articulaciones hidráulicas para elevarla, inclinarla, cambiar alturas. Y tiene varios apliques para sujetar las extremidades en las distintas posturas que se requiera), en este caso es un decúbito supino. Lógicamente tenemos que apartar las extremidades posteriores para poder acceder a través de la línea inguinal, pues es el sitio por donde saldría el testículo en su caso y por el que lo vamos a sacar, en este caso porque es monocriptórquido abdominal, si fuera otro tipo de criptórquido, haríamos otro acceso quirúrgico.
  • Y lógicamente, previo a tener el caballo en cama, hemos tenido que hospitalizarlo al menos un par de días antes, cerciorándonos de que estaba en un estado sanitario perfecto, al menos para soportar una intervención quirúrgica mayor sin grandes complicaciones, es decir, que está desparasitado al día, que tiene puestas todas la vacunas al día, que no sufre ningún otro tipo de enfermedad, sobre todo de tipo infeccioso-parasitaria, que esté sano en su conjunto. Lo dejamos con una dieta hídrica, es decir solo con agua 24 horas, hacemos una antibioterapia y una analgesia preventiva antes de la intervención quirúrgica, el día anterior a la intervención lo duchamos para que esté perfectamente limpio y bajar la carga bacteriana, y ya el día de la intervención lo volvemos a lavar, le ponemos unas calzas para que no ensucie con los cascos la zona quirúrgica, lo tranquilizamos, le ponemos un analgésico, le inducimos una anestesia general y lo enchufamos a un aparato de anestesia general inhalatoria con respirador automático.
  • Cuando ya lo tenemos perfectamente dormido, lo levantamos con una grúa y lo ponemos encima de la cama, lo posicionamos en decúbito supino, separamos sus extremidades y ya podemos afeitar perfectamente el campo quirúrgico y sus alrededores, taponar el orificio prepucial para que el pene no se prolaxe y nos entre en el campo quirúrgico, desinfectamos de modo rutinario como se hace en cualquier intervención, colocamos los paños de campo y con los cirujanos perfectamente lavados, desinfectados, con guantes y con bata… Se comienza lavando el campo quirúrgico con agua y jabón quirúrgico (jabón antiséptico), se afeita muy ampliamente la cara interior de la nalga implicada, el abdomen, la zona inguinal, desinfección primero con alcohol, luego con pobidona yodada.Como mínimo trabajamos tres cirujanos; un cirujano principal, un ayudante y un instrumentista. También hay un anestesista. En total, participan tres en intervención y uno en control de anestesia. Ademas, gorro, mascarilla, guantes, bata de quirófano, todo estéril….
  • Abrimos la piel que hay encima del anillo inguinal, introducimos la mano a través del anillo inguinal (este caballo había sido diagnosticado previamente mediante ecografía, razón por la cual sabíamos que el testículo estaba ubicado al lado de la vejiga en cavidad abdominal y ya no nos planteamos hacer otro tipo de maniobra), ampliamos el anillo inguinal, introducimos la mano y vamos a buscarlo, es una intervención que se hace prácticamente a ciegas.
  • El testículo estaba en el lugar que lo habíamos localizado mediante el ecógrafo, lo extraemos y lo sacamos fuera, y una vez fuera ya es como una castración normal, es decir, hay que ligar los vasos, arterias y venas para evitar hemorragias internas, seccionar el testículo, retirarlo, introducir el muñón del cordón testicular hacía el interior, suturamos de nuevo el anillo inguinal para que no se produzcan hernias a través de la apertura que hemos practicado, suturamos la piel, y luego ya es un postoperatorio convencional y rutinario.
  • El caballo normalmente se pasaba en nuestras instalaciones 15 días hospitalizado, que suele ser el tiempo que tardamos en quitar los puntos de sutura de la piel y durante ese tiempo lleva su antibioterapia, antiinflamatorios no esteroideos, lo alimentamos prácticamente a base de forraje de muy buena calida, heno de hierba de la montaña de León que viene muy bien para que tenga unas buenas condiciones digestivas ya que los concentrados un poco mas indigestos, se le lava la herida todos los días, se le hace una cura rutinaria con el clásico spray de aluminio y se practica una rehabilitación diaria que durante esos primeros 15 días va a consistir en 15 minutos de paseo al paso de la mano.
  • Luego posteriormente a la retirada de los puntos ya se empieza con una rehabilitación más exigente empezando con pequeños momentos de trote y, normalmente, al mes el animal ya estaría en condiciones de trabajar, pero sin grandes excesos.Esta intervención no es cuestion de juegos de video se realizó en las instalaciones de la Facultad de Veterinaria de León, que desde su fundación en 1852 hasta hace un año, siempre ha tenido una especial atención por los casos particulares que han acudido a la Consulta Pública, por los doctores Jesús Sánchez García, Joaquín Sánchez Valle y por los clínicos especializados en equinos Claudio Bernardo Bardón, Francisco Javier Peña Jiménez y con la colaboración de varios alumnos de la facultad.Agradecemos la inestimable colaboración para la realización de este reportaje.