Cuidar un pez beta. Son bellos peces con unas largas, largas y ondeantes aletas. No desearías que tan hermoso pez se enferme. Si no sabes si tu pez está enfermo lee este artículo. En el momento en que un pez beta está enfermo o bien consideras que está enfermo es esencial tratarlo apropiadamente.

De qué manera saber si tu pez beta está enfermo

  1. Paso: 1 Mide el nivel de actividad de tu beta. Un pez beta saludable va a estar nadando por el tanque y dando vueltas habitualmente. Un beta enfermo continuará estático cerca del fondo del tanque y solamente sube algunas veces buscando aire o bien continúa arriba cerca de la superficie del agua asilado en una esquina. Otra señal de posible enfermedad son continuas clavadas y caídas cara la grava en un esmero de rascarse a sí mismos. Si observas esta conducta es señal de que tu beta tiene una infección.
  2. Paso: 2 Observa las aletas de tu beta. ¿Están próximas al cuerpo de tu beta? Situación famosa como aletas en pinza, es una señal de agua de baja calidad, que se debe tratar de manera inmediata mudando a diario el cincuenta por ciento del agua hasta el momento en que su nivel de oxígeno vuelva a lo normal. Si el beta tiene pequeñas máculas blancas (como granos de sal) sobre el cuerpo y las aletas se trata de un parásito llamado “ich” o bien “enfermedad del punto blanco”.

 Trata la enfermedad tan pronto como resulte posible.

Crecimientos blancos con aspecto de algodón y más grandes que la enfermedad del punto blanco son hongos. Se pueden tratar con medicinas como Maracyn o bien Rid Fungus. Si las aletas semejan roídas tienen necrosis de aleta. La necrosis de aleta ha de ser curada de forma inmediata por el hecho de que puede diseminarse por el cuerpo. Trátala con agua tibia y limpia, unas pocas gotas de jugo de ajo y un producto que remplace la capa de limo como Stress Coat de API.

Cómo saber si tu pez beta está enfermo
Observa qué tanto come tu beta. Por norma general los beta tienen voraz apetito y prueban todo cuanto caiga en su acuario. Un beta enfermo puede ser indiferente al comestible o bien enseñar desinterés periódico en su comestible apenas tocando o bien todavía escupiendo su comestible. Si tu pez se ve hinchado puede estar resfriado, para tratarlo toma un guisante congelado, envuélvela, descongélalo y córtalo en trocitos finísimos. Nutre tu beta con unos pocos de ellos y después no le des ningún comestible por unos días. Puedes asimismo procurar nutrirlo con dafnias vivas, congeladas o bien liofilizadas con exactamente los mismos desenlaces.

Ponle atención a las branquias y los ojos. Los ojos y las branquias normales tienen un color saludable, no se ven de tamaño exagerado o bien inflamados. Los ojos no saludables de los betas con frecuencia sobresalen y se ven inflamados o bien mayores de lo normal. Las branquias (agallas) se pueden tornar rojas y no cierran por completo debido a la inflamación.

Examina las escamas de tu beta. Si las escamas de tu beta se ven planas y de forma fácil integradas en el cuerpo de tu beta seguramente están bien. Si las escamas de tu beta están erizadas (prácticamente como plumas enmarañadas) o bien apuntan cara afuera más de lo normal (como una piña de pino seca), es una señal de que hay algo mal.Metodo:

De qué forma saber si tu pez beta está enfermo

Aislar cualquier beta enfermo que se halle en un acuario o bien tazón comunal. Si tu beta está enfermo y vive con otros betas o bien otros peces, remueve el beta y colócalo en otro tazón o bien frasco aparte. Empieza con un tazón o bien frasco de un galón. Esto asegura mejor calidad de agua y además de esto es más simple incorporarle agua fresca. Emplea el agua del mismo tanque donde tenías el beta cuando lo pases al nuevo entorno. Esto lo conserva de padecer un shock y te deja adaptarlo mejor a su nuevo entorno sin empeorar su enfermedad. Cuando renueves el agua depauperada del tanque retira ¾ de ella y gradualmente agrega un tanto cada hora hasta el momento en que el agua llegue a su nivel normal. Si el beta salió a un frasco pequeño entonces es buena idea efectuar una transfusión completa de agua. Usa siempre y en todo momento un frasco desinficionado y jamás dejes al beta, por completo, sin agua.

Examina tu agua en pos de químicos perjudiciales como amoníaco, nitritos y nitratos. Estos químicos son exageradamente dañinos para los beta y pueden ser descubiertos usando pruebas líquidas de agua que son más útiles que las tiras de prueba. Numerosas enfermedades o bien señales de baboseo se pueden sanar dando agua conveniente al medio entorno de los beta. Continúa pendiente de cambios extremos en el Ph del agua. La arena, la roca de lava o bien las piedras porosas pueden hacerla más básica al paso que cierta flora pueden darle más acidez. Ten en la mira un ideal de un pH de siete.

Cerciórate de que tu agua está la suficientemente cálida.

Claramente los beta precisan agua tibia. Como peces tropicales se desarrollan en aguas entre 25.5° y 28°C (78° a 82°F). Ten siempre y en toda circunstancia un termómetro a mano y asegúrate de sostener cálida el agua de tus beta.

Cura a tu beta a través de el tratamiento de sal. Entre los tratamientos más efectivos contra diferentes clases de enfermedades es la sal de acuario famosa asimismo como cloruro de sodio. La sal de acuario ayuda a curar y relajar betas heridos reduciendo su nivel de agobio. No emplees sal de acuario por un periodo prolongado de tiempo y ponle atención a la dosis indicada en el bulto que estás utilizando. Altas dosis de cloruro de sodio pueden ser perjudiciales para los beta. Trata de utilizar el tratamiento con cloruro de sodio ya antes de procurar otras medicaciones más serias. La aproximación tradicional de las sales AQ generalmente es más eficaz que bombardear tus betas con fármacos, suponiendo que están apartados y tienen agua limpia y cálida.

Utiliza aditivos terapéuticos ya antes de inyectar medicinas. Los aditivos terapéuticos incluyen hojas de almendras indias, taninos, extractos de agua negra y comprimidos de turba de musgo. Idealmente, deberían emplearse al primer signo de enfermedad más que cuando la enfermedad ha llegado a un estado avanzado.