La presidenta la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha firmado hoy el Pacto Regional por la Cañada Real Galiana con los alcaldes de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid y los portavoces de los 4 grupos de la Asamblea de Madrid. Es un pacto fruto del consenso y el diálogo institucional Firmado el Pacto de la Cañada entre Coslada, Rivas y Madrid.

La presidenta, Cristina Cifuentes, ha firmado hoy el Pacto Regional por la Cañada Real Galiana con los alcaldes de Madrid, Coslada y Rivas Vaciamadrid y los portavoces de los 4 grupos de la Asamblea de Madrid. Es un pacto fruto del consenso y el diálogo institucional y que “marca ha asegurado el inicio del fin de una circunstancia radicalmente incompatible con nuestro modelo de sociedad”.

Cifuentes aseguró que este pacto revela que el Gobierno regional “cumple sus compromisos y que soluciona los inconvenientes reales de los madrileños, que es un Gobierno que lleva a cabo reglas sociales y que práctica el diálogo y el consenso”. Además, ha subrayado, el acuerdo va a ser de obligado cumplimiento para las diferentes gestiones públicas implicadas, con independencia de los cambios políticos que se produzcan mientras duren las actuaciones que se van a poner en marcha en la Cañada.

En su participación, la presidenta regional ha relevante que por primera oportunidad se ha aprobado un convenio con el consenso de todas las Gestiones implicadas, de los grupos políticos de la Asamblea, de las asociaciones vecinales y de las entidades sociales que trabajan en el establecimiento. “Porque entendemos que agregar esfuerzos con otras Gestiones e instituciones es el más destacable sendero para dignificar las condiciones de vida de los pobladores de la Cañada Real y para cerrar esta profunda herida en nuestra sociedad”

Deber electoral

La presidenta ha recordado que el deber de ofrecer una satisfacción a la Cañada se encontraba agregado en su programa electoral y en el acuerdo de investidura con Ciudadanos. El Pacto Regional por la Cañada Real Galiana se composición en ocho apartados en general y siete anexos, con la premisa primordial de asegurar el derecho a la vivienda a todos los pobladores de la Cañada que cumplan los requisitos previstos, como estar censados antes de diciembre de 2011. Las medidas agarradas en esta hoja de ruta son ajustables a un tramo de la Cañada Real de unos 14,2 kilómetros, con un complemento de 107 hectáreas, que discurre en su más grande parte por el municipio de Madrid, pero además supone a los ayuntamientos de Coslada y de Rivas Vaciamadrid.

Según el último censo, en la región viven cerca de 7.300 personas en unas 2.500 casas.

Firmado el Pacto de la Cañada Coslada, Rivas y Madrid

Siguientes pasos

Tras la firma del Pacto, se va a convocar de forma inminente los tres órganos colegiados que forman la composición organizativa persistente que garantizará la aplicación del acuerdo. Tres ponencias técnicas (urbanística/medioambiental, jurídica y económica) estudiarán la satisfacción más correcta para los sectores del 2 al 5. Tendrán anunciar sus reportes finales en el período de un año, prorrogable por otro. A corto período, además se va a negociar un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Madrid para cerrar cómo se va a hacer el desmantelamiento del área 6 (Madrid), en el que está el sector más conflictiva.

Además se prevé una satisfacción determinante para el área 1 (Coslada), con la consolidación de la mayor parte de las casas que ya están. Los sectores 1 y 6 de la Cañada representan más del 60% del lote del establecimiento.

Plan social

El Pacto además recopila un grupo de medidas en materia popular, sanitaria, didáctica y laboral destinadas a hacer mejor la calidad de vida y dietas de la gente que viven en la Cañada e impulsar su incorporación. En materia popular, se aprueba un censo actualizado de la Cañada Real y la construcción de uno concreto de población en edad escolar; y se hará más fácil el ingreso a la Renta Mínima de Inserción (RMI). En materia sanitaria se impulsarán campañas informativas para la obtención de la tarjeta sanitaria y se construirán las infraestructuras primordiales para la optimización de las condiciones de vida de los toxicómanos (salas de venopunción con acompañamiento terapéutico y albergue social). En el tema educativo, se mejorarán las rutas institucionales y se promocionará el ingreso a las becas. Finalmente, en materia laboral, se va a hacer una bolsa de compañías dispuestas a sugerir empleo a los vecinos de la Cañada.